Categorías

Traumatismos craneoencefálicos en accidentes de tráfico

01/09/2014

Los traumatismos craneoencefálicos en accidentes de tráfico, más frecuentes entre hombres de menos de 30 años

En verano, por la cantidad de desplazamientos que suelen haber en carretera, suelen aumentar los accidentes de tráfico. Fuentes del Instituto de Rehabilitación Neurológica NeuroMadrid establecen que tres de cada cuatro traumatismos craneoencefálicos se producen como consecuencia de accidentes de tráfico y en verano aumentan los casos.

Además, el instituto establece que estos casos suelen ser mucho más frecuentes en hombres menores de 30 años que van al volante. Es, por tanto, una de las causas que se deben tratar como lesión grave y poder pedir la correspondiente indemnización por accidente de tráfico.

Este tipo de lesión por golpe-contragolpe puede empeorar si se añaden fuerzas de rotación y desaceleración, lo que además puede provocar una lesión axonal difusa o hemorragias intracraneales al producirse el golpe en el accidente de coche.

Y hay que tener en cuenta que algunas de la consecuencias de este daño cerebral pueden provocar lesiones cerebrales secundarias y causar la muerte hospitalaria con el aumento de la presión intracraneal. Este tipo de lesiones cerebrales suelen ser complejas, pues provocan disfunciones sensoriales, de conducta o bien cognitiva que pueden verse agravadas con el tiempo.

Estas complicaciones surgen en los primeros días de producirse el accidente. Si el tema se agrava puede haber problemas de memoria y dificultades de atención y concentración. Un daño cerebral del que se puede pedir una indemnización alta o bien percibir el total de la incapacidad que se establezca.

Por ello, tales enfermedades suelen ir acompañadas de cambios de personalidad, de cambio en el control de las emociones y conducir a la depresión y la ansiedad. Pero también hay algo positivo, como es que estos daños neurológicos son tratables gracia a la activación de los mecanismos de respuesta de que dispone el sistema nervioso. Se establecen programas de rehabilitación posteriores para poder conseguir buenas respuestas en la evolución del paciente. Esto se consigue en la mayor parte de los pacientes que son tratados.